La Universitat Autònoma de Barcelona enfrentada con el reto que supuso la nominación de Barcelona como sede de los 25os Juegos Olímpicos, impulsó la creación del Centro de Estudios Olímpicos en 1989.
La finalidad de este centro es la investigación, la gestión documental i la difusión de la información sobre olimpismo i deporte.